Shire - To be as brave as the people we help.

Enfermedad de Fabry

Acerca de la enfermedad de Fabry

¿Qué es la enfermedad de Fabry?

La enfermedad de Fabry es una de las innumerables enfermedades de depósito lisosomal y la segunda más frecuente. Es una condición genética, hereditaria, que causa la deficiencia de la enzima alfa-galactosidasa A en el organismo de sus portadores. Esta deficiencia interfiere en la capacidad de degradación de una sustancia lipídica específica, denominada globotriaosilceramida o Gb3 (a veces designada como ceramida trihexosidasa).

La Gb3 está presente en muchos tipos de células del cuerpo, particularmente en las membranas de los glóbulos rojos. Dado que cerca del 1% de los glóbulos rojos en circulación son sustituidos cada día, el cuerpo siempre tiene una cantidad significativa de Gb3 para descomponer. Una de las principales enzimas lisosómicas involucradas en esta degradación es justamente la alfa-galactosidasa A.

En los pacientes con la enfermedad de Fabry, la alfa-galactosidasa A está parcial o totalmente inactiva. Como resultado, la Gb3 se acumula en los lisosomas en todo el cuerpo y perjudica la función de diversos órganos importantes, incluyendo los riñones y el corazón. Esto puede tornarse un problema relevante en las partes del cuerpo que dependen de pequeños vasos sanguíneos, puesto que éstos pueden verse obstruidos por la Gb3 acumulada. Las áreas más afectadas por la oclusión de pequeños vasos sanguíneos son: riñones, corazón, sistema nervioso y piel.

La incidencia de la enfermedad de Fabry varia entre 1 en 40.000 a 1 en 117.000 nacidos vivos. Se estima que, en el mundo existen más de veinticinco mil personas afectadas por la enfermedad. La enfermedad de Fabry es un error innato del metabolismo, esto significa que el niño ya nace con la alteración genética, siendo así posible diagnosticarla precozmente. Vale destacar, sin embargo, que las manifestaciones clínicas pueden aparecer más tardíamente en la vida del individuo portador de la enfermedad.

¿Cuales son los signos y síntomas de la enfermedad?

Las manifestaciones clínicas demoran en aparecer, por lo que se genera un largo período entre la aparición de los primeros síntomas y el establecimiento del diagnóstico. En promedio, la aparición de los signos de la enfermedad en las mujeres ocurre seis años más tarde, si comparamos con los hombres afectados por la patología. Cuando la mayoría de los pacientes con la enfermedad de Fabry alcanza sus 20 años de vida, la Gb3 acumulada en todo el cuerpo empieza a provocar los síntomas más graves.

Normalmente, las manifestaciones iniciales más frecuentes de la enfermedad de Fabry son dermatológicas, neurológicas y gastrointestinales. Los signos dermatológicos ocurren en más del 80% de los pacientes de Fabry, en la forma de angioqueratomas (“angio” viene de vaso sanguíneo y “queratoma” significa endurecido o calloso).

Otra señal precoz e incómoda de la enfermedad de Fabry es el dolor, presente en cerca del 77% de los pacientes. El dolor puede caracterizarse por períodos de intenso escozor en manos y pies, o por dolor agudo "lancinante", que alcanza todo el cuerpo. El ejercicio, la fiebre, la fatiga, el estrés o la exposición a los cambios de temperatura pueden ser factores de desencadenamiento de las crisis de dolor en los portadores de Fabry. En la infancia, los períodos dolorosos son comunes. Además, muchos pacientes con la enfermedad de Fabry tienen incapacidad para transpirar, causando mayor desaliento con el ejercicio o exposición a altas temperaturas.

Más de la mitad de los pacientes también presenta problemas gastrointestinales. Síntomas como dolores abdominales, distensión, diarrea, estreñimiento, falta de apetito, saciedad precoz, náuseas y vómitos son comunes en los pacientes con la enfermedad de Fabry.

Anormalidades de la córnea, del cristalino, de la retina, y disfunciones cardíacas como aumento del tamaño del ventrículo izquierdo, son otros problemas de salud causados por la enfermedad.
Es importante observar que los síntomas de la enfermedad son variables; nunca dos pacientes serán afectados exactamente de la misma forma.

La mayoría de los síntomas de la enfermedad de Fabry ocurre con más frecuencia en el sexo masculino. Sin embargo, es importante observar, que un porcentaje significativo de pacientes del sexo femenino padece los mismos síntomas que los pacientes del sexo masculino.

Muchos pacientes con Fabry son examinados por diversos especialistas antes de llegarse a un diagnóstico exacto. Se estima que un 40% de los pacientes son tratados como portadores de reumatismo, debido a los dolores causados por la acumulación de Gb3 en las articulaciones.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Muchos pacientes con la enfermedad de Fabry inicialmente son diagnosticados incorrectamente y pueden consultar diferentes especialistas antes de lograr un diagnóstico preciso de la enfermedad. Entre los especialistas más consultados están el nefrólogo, el reumatólogo, el pediatra, el neurólogo y el dermatólogo. En el sexo femenino, el inicio de los síntomas ocurre, en promedio, seis años más tarde que en el sexo masculino. Se estima que en ambos sexos, transcurren 12 años entre el inicio de los síntomas y el establecimiento de un diagnóstico final.

Es importante que el médico piense en la enfermedad de Fabry cuando el paciente presente los signos y síntomas sugestivos de la enfermedad y solicite algunos análisis para la confirmación de la sospecha. En los hombres, la confirmación del diagnóstico de la enfermedad se hace a través de un análisis de sangre que mide la actividad de la enzima α-galactosidasa A (alfa-Gal A) en el organismo de los pacientes. Como muchas mujeres presentan actividad de alfa-Gal A dentro de los límites normales, es ideal que el médico solicite el análisis de ADN de las mujeres con sospecha de la enfermedad, para que el diagnóstico pueda ser confirmado en el sexo femenino.

Además, para ambos sexos, es importante el análisis del árbol genealógico. Esto le dará al médico la posibilidad de analizar a toda la familia y a la calidad de herencia de la enfermedad, además de mostrar cuáles familiares tiene riesgo de desarrollar la enfermedad. El diagnóstico prenatal está disponible y puede ser solicitado a criterio del médico para hijos de pacientes con Fabry.

La genética de la enfermedad de Fabry

Dado que la enfermedad de Fabry es una enfermedad hereditaria, se transmite de una generación a otra de un modo específico. Toda célula del cuerpo humano posee 46 cromosomas, 23 derivados del padre y 23 derivados de la madre. Los cromosomas sexuales se llaman X en las mujeres e Y en los hombres. El gen de α-galactosidasa A (A-Gal A) se localiza en el cromosoma X. Las personas del sexo femenino poseen dos cromosomas X, uno heredado de cada progenitor, mientras que las del sexo masculino tienen un cromosoma X que heredaron de sus madres y un cromosoma Y, heredado de sus padres. Eso significa que, en el sexo femenino, hay dos ejemplares del gen de Α-Gal A, pero, en el sexo masculino hay solamente un ejemplar de ese gen. Es importante observar que el cromosoma Y masculino nunca se ve afectado en la enfermedad de Fabry.

¿Cómo me puede afectar la enfermedad de Fabry?

  1. Hombre portador de un cromosoma X con el gen normal > individuo no afectado.
  2. Hombre portador de un cromosoma X con el gen anormal > individuo con la enfermedad de Fabry.
  3. Mujer portadora de dos cromosomas X, ambos con genes normales> individuo no afectado por laenfermedad.
  4. Mujer portadora de dos cromosomas X, uno con el gen anormal y otro con el gen normal> mujer portadora de la enfermedad de Fabry.

    Teniendo en cuenta un estudio completo, hay una quinta posibilidad:
  5. Una mujer puede tener dos cromosomas X, ambos con un gen anormal, ésta será una persona del sexo femenino afectada por la enfermedad de Fabry, pero las probabilidades de esa forma de herencia son muy pequeñas. Puede ocurrir, por ejemplo, en la mitad de las hijas de un padre afectado por la enfermedad de Fabry y una madre portadora.

Yo sufro de la enfermedad de Fabry y tengo un pariente o miembro de la familia con algunos síntomas análogos. ¿Él/ella podría desarrollar la enfermedad?

Sí. La enfermedad de Fabry ocurre en familias. Es importante que toda persona del sexo masculino o femenino, con síntomas asociados a la enfermedad de Fabry consulte con un médico genetista, para que el mismo conduzca la asesoría genética. Esto es particularmente importante, considerando que hoy ya hay tratamiento para la enfermedad. Vea en el cuadro cómo la enfermedad de Fabry puede afectar a los hijos de los portadores.

Un poco más sobre la historia de la enfermedad de Fabry

La enfermedad de Fabry fue descrita por primera vez por dos dermatólogos que trabajaban en diferentes lugares: uno en Inglaterra y el otro en Alemania, en el año de 1898. Por la narrativa de la historia, la diferencia de la descripción de los primeros casos de la enfermedad es de meses: Fabry habría descrito su primer caso en abril de 1897 y Anderson habría descrito el primer paciente en diciembre de 1897. Por eso, aunque más comúnmente llamada enfermedad de Fabry, también es conocida como enfermedad de Anderson-Fabry.

El primer paciente de Fabry

Fabry tuvo contacto con su primer paciente en abril de 1897. Era un joven de 13 años de edad. Cuatro años antes de la consulta con Fabry, el joven había desarrollado erupciones cutáneas típicas en la parte interna de su rodilla izquierda que se esparcían hacia el muslo y el tronco. Un año antes de ser examinado por Fabry, el paciente también desarrolló varices en la parte interna de las rodillas. Desde la ocurrencia del hecho, el paciente perdió peso y su estado físico se debilitó más.

Fabry hizo algunas importantes anotaciones durante la primera consulta, que hoy se describen como los principales signos y síntomas de la enfermedad. Este paciente de Fabry murió a los 43 años de edad. En 1900, los dermatólogos concluyeron que los pacientes que sufrían de “angioqueratoma difuso” tenían una expectativa de vida reducida.

El primer paciente de Anderson

Fue en diciembre de 1897 que el médico William Anderson describió el primer caso de la enfermedad. Era un hombre de 39 años, pintor de casas. El paciente presentaba erupciones en las rodillas que se extendían hasta los muslos, y del tronco hasta las extremidades. El paciente tuvo además una hemorragia intestinal a los 18 años de edad. Desarrolló un pequeño tumor en el nervio del lado derecho de la cadera y varices en las piernas. La descripción de Anderson para ese cuadro fue “angiectasia multicapilar”.

Anderson creyó que la condición afectaba igualmente a hombres y mujeres. El científico mencionó además que la enfermedad se manifestaba en la infancia y era progresiva. Mencionó también, que en muchos casos, varios miembros de la familia eran afectados por la enfermedad, por eso todo indicaba que sería una enfermedad hereditaria.

Curiosidades sobre Johannes Fabry

Johannes Fabry nació en 1860 en Jülich, Alemania, cerca de Aix La Chapelle. Fue educado en Jülich y Düren. Él también era un hombre de muchos talentos musicales para violín y guitarra. Después de decidir estudiar medicina y convertirse en cirujano, Fabry estudió en las Universidades de Bonn y Berlín. En un accidente, perdió su pierna derecha, debido a eso tuvo que desistir de terminar su formación en cirugía y se dedicó, entonces, a la dermatología, una nueva área de estudios en la época. Ingresó a la Royal Prussian Dermatological Clinica the University of Bonn. Escribió más de 70 artículos, fue Maestro Honorario de la Universidad de Dortmund y murió en 1930, a los 60 años.

Curiosidades sobre William Anderson

William Anderson nació en 1842 en Londres. Se educó en City of London School. Primeramente, estudió “Artes” y fue pupilo de la famosa Lambeth School of Arts, donde ganó una medalla por el arte de dibujar. Fue cuando cambió su curso a Medicina. Ingresó en el St. Thomas’ Hospital en 1864. Fue entrenado por los cirujanos Sir John Simon y Mr. Lee Gros Clark y por los anatomistas Mr. Jones y Mr. Rainey. Después de ganar muchos premios y honores, Anderson usó su habilidad en el dibujo para ilustrar sus clases para los jóvenes médicos. En el St Thomas’ fue invitado para hacerse cargo del departamento de dermatología, un área nueva para la época, en 1880. Anderson desarrolló muchas actividades artísticas y tuvo una vida social muy activa. Fue un hombre de muchos talentos y murió en 1900, precozmente, a los 58 años de edad.

Tratamiento

En 2006, Shire HGT registra como primer producto en ANMAT, autoridad sanitaria en Argentina, el tratamiento para la enfermedad de Fabry, Replagal®.